Latitud de selección

LOS APASIONADOS BESOS DE MIGUEL BERNARDEAU Y AITANA OCAÑA EN PLENA CALLE

0 Comments

Se me ocurre que Dios no sabe sus palabras tristes. Forma aceptable de olfatear En Wlodarski analizó en bajura las preferencias de varias culturas a la hora de besarse.

Beso muchacha - 248729

Menos de la mitad

Los jabalíes machos, por ejemplo, producen un olor acre que las hembras encuentran atractivo. Melancolía, deja de morderme. Al monte me llevaba algunas tardes mi amante, y tras su sombra aleteaba. Se me ocurre que Dios no sabe sus palabras tristes. Algo analógico ocurre con muchos otros mamíferos. Todavía los pasos lejos de mi biografía, y el rayo de este ilógico pensamiento. Mis dedos te recorren pues se atreven. Escucha a las reidoras golondrinas que pueblan mis susurros confesarte mi amor donde gotea la orvallo. Mas llegas y mi voz ya no es cautiva.

Tenía pocas cosas que decirte, y aquende me tienes vuelta piedra herida. Un macho de la viuda negra, una especie de araña, al oler las feromonas producidas por una hembra puede saber si ésta comió recientemente o no. Por lo que se sabe hasta ahora, el resto de animales no se besan. Yo sólo aguardo en estas horas vagas llegar a medianoche a mi destino. Decir lírica es no sé qué mentirse. Cuando los humanos se encuentran, se estrechan la mano. Yo escribo un bordón torpe y distraído, que sucio, desvestido, perro fiel, es mi hijo valido, padre y madre míos, mientras la noche ladra contra Él.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*