Latitud de selección

ZANCOPE CANARIAS SLOTS

0 Comments

Fue bastante excitante para mí y supongo que para ella también por lo que comentó mientras la frotaba.

Liberales en Akron - 781598

Relatos eróticos calientes y picantes. Relatos divertidoscon sexo y gratis

Elena, que por entonces tenia 18 abriles y era pelirroja, tenía bastantes pecas pequeñas por la cara y el cuerpo que resultaban monas y seductoras. Les explicó que como en una ruleta rusa, me hicieran una felación las tres, por turnos, entre 10 y 15 segundos, hasta que yo me corriera en la boca de una de ellas, la que tocara. Ahora le tocaba a Patricia… y Jaime estaba fresco como una rosa. Antes que a ninguna chica le tocara enseñarnos el sujetador, yo ya había tenido que quitarme los pantalones y quedarme en calzoncillos. El perdedor habría de chuparle el chochete a una de ellas hasta llegar al orgasmo. Patricia dijo que no sin pensarlo, pero Elena y después Natalia, que por lo visto sí estaban dispuestas por la calentura que habían cogido, le explicaron que hoy tenía una buena oportunidad de perder la virginidad con unos tipos majos, y que se lo harían bien, y que otra ocasión como ésta para hacer realidad sus fantasías no se repetiría de nuevo. Yo hubiera elegido continuar hasta el final como todos, pero eso de quedarse con las ganas formaba parte del juego. Elena por ejemplo nos reveló que no era virgen, aunque solo lo había hecho dos o tres veces con un noviete que tuvo. El juego de las prendas 16 Esta es mi primera historia eróticofestiva que he decidido escribir después de deleitarme leyendo alguna de estas historias eróticas por primera vez en la red hace escasos días.

Liberales en - 863356

No sé como aguantamos tanto rato, semejante vez por que ya nos habíamos corrido antes. Las tías tomaban rayos uva, ya que no se les notaba mucho la marca del bikini. A Sergio le pidieron lo mismo y ellas con expectación se lo contemplaban mientras en sus bonitos luceros se reflejaban, el deseo y la pasión, que aumentaban a cada nuevo hallazgo sexual. En la playa ya empezó el primer roce, ya que me ofrecí para untarles crema y ellas accedieron, por lo que nos repartimos cada uno con una a untarlas, a mí me toco con Patricia, la virgen, y fue un poco excitante entre el morbo y el sol que caía. Nosotros algo podíamos decir. Al sacarla teníamos los tres el condón algo sucio de sangre, pero lo cambiamos por otro nuevo y listos, y ella fue al baño a lavarse bien, entretanto tanto… nosotros procedimos a introducir nuestro miembro expandido a la dispuesta Natalia, y tras ella a Elena todavía con los ojos vendados. Natalia que tenía 17 años, era holandesa y llevaba cinco años viviendo en España con sus padres, que por lo que comentó eran muy liberales… ella, no tanto, de momento. Les explicó que como en una ruleta rusa, me hicieran una felación las tres, por turnos, entre 10 y 15 segundos, hasta que yo me corriera en la boca de una de ellas, la que tocara. También tuvo su momento Elena, que de gemelo forma, gozó en lo profundo de sus prohibidas partes… de un rapto nuevo y embriagador… y sus dulces gemiditos fueron escuchados en el cielo.

Información del documento

Ni es que quisiéramos emborracharlas sino que bebíamos todos sin pretensiones ajenas a pasarlo bien, como hacen una gran parte de la juventud, nos guste o no. Como Sergio ya había enculado a Patricia, y Jaime no les hacía mucha gracia por el grosor de su pene, pero no querían dejar a nadie al acera, decidieron que yo las penetraría frontal y una vez ya dilatadas, lo probaría Jaime. Le pidieron a Sergio que les metiera, una a una claro, la lengua en su preciado ojete trasero, por unos veinte segundos que duraba el castigo. Los dos teníamos una erección de caballo. Bravo, empecemos. No parecía que tuviera diecisiete años al igual que Patricia y que fueran inexpertas, por la faceta como la mamaban.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*