Latitud de selección

DIARIO DE MALAMADRE: NO ME GUSTA ESTAR GORDA

0 Comments

Y lo digo alto y claro: a mí no me gusta estar gorda. Cuando crecí, mi madre decidió que debía acudir a un médico, en este caso endocrino y con morosidad pero con seguridad me quité todos los kilos que me sobraban y aprendí a comer y a que el deporte era necesario si en un futuro no quería tener una pésima calidad de vida en cuanto a salud se refiere.

Buscar chica - 600201

You’re Temporarily Blocked

La vida, también quería matizarlo, no solo se disfruta comiendo aquello que te gusta, la vida también se disfruta de muchas maneras, cada uno a su manera. Y lo digo alto y claro: a mí no me gusta estar gorda. Los kilos no se quieren para nada, al aparte eso pienso yo, otra cosa bastante distinta es vivir constantemente pendiente a ello y no darse licencias tampoco disfrutar de la vida. Uso una talla 42 y la L e, incluso, la XL son mis compañeras de probador por el también ilógico tallaje de este país. Me gusta contar con la mejor versión de mi misma, sin presiones como os digo. Cuando crecí, mi madre decidió que debía acudir a un facultativo, en este caso endocrino y con lentitud pero con seguridad me quité todos los kilos que me sobraban y aprendí a comer y a que el deporte era necesario si en un futuro no quería adeudar una pésima calidad de vida en cuanto a salud se refiere. No me encontraba tan saludable como antiguamente.

Log in / Entrar

Los kilos no se quieren para carencia, al menos eso pienso yo, otra cosa muy distinta es vivir constantemente pendiente a ello y no darse licencias ni disfrutar de la biografía. Han comentado Uso una talla 42 y la L e, incluso, la XL son mis compañeras de probador por el también absurdo tallaje de este país. La vida, también quería matizarlo, no solo se disfruta comiendo aquello que te gusta, la biografía también se disfruta de muchas urbanidad, cada uno a su manera. Y lo digo alto y claro: a mí no me gusta estar gorda.

Buscar chica rellenita - 446228

No me encontraba tan saludable como antiguamente. Los kilos no se quieren para nada, al menos eso pienso yo, otra cosa muy distinta es estar constantemente pendiente a ello y no darse licencias ni disfrutar de la vida. La vida, también quería matizarlo, no solo se disfruta comiendo aquello que te gusta, la vida todavía se disfruta de muchas maneras, cada uno a su manera. Un tsunami de sentimientos encontrados donde uno no puede confesar que le gusta estar en su peso. Uso una busto 42 y la L e, aun, la XL son mis compañeras de probador por el también absurdo tallaje de este país.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*